¿Quieres cenar de manera saludable?

Existe una frase muy popular que dice; “hay que desayunar como REY, comer como PRÍNCIPE y cenar como MÉNDIGO” pero en realidad esto no es del todo cierta. Morirse de hambre no es saludable ni sinónimo que vas a bajar de peso, es necesario que te alimentes correctamente, sano y balanceado. ¡Esa es la clave para que te mantengas regia o regio! Pero eso sí, la cena debe ser ligera. Recuerda que en la noche nuestro metabolismo es lento y por esa razón lo ideal es cenar unas dos horas antes de ir a dormir para que el cuerpo haga la digestión y así tengas un plácido sueño.

Catherine, tiene unos excelentes consejos para que los pongas en práctica de manera progresiva:

1. Prepara platos apetitosos. El trajín diario, el trabajo o teletrabajo, los niños, los que haceres del hogar etc… nos permiten llegar con las justas a la hora de la cena y por lo general con pocas ganas de cocinar, lo más habitual es preparar una cena saludable pero poco apetecible a la vista de todos. Como dicen; “la comida entra por los ojos” así que, deja volar tu imaginación y decora el plato para tu familia con el fin de que se vea llamativo, además, puedes prepara unas simples pero deliciosas salsas para resaltar el sabor de tu plato. Seguro todos te los agradecerán.

2. Compra de manera saludable. Muchas veces realizamos compras con el fin de conservar nuestros alimentos por más tiempo y sabes que el infalible enlatado te salvará la vida, pero recuerda que estos alimentos son ricos en grasas, azúcar, sal y pobres en fibra y nutrientes. Un excelente consejo es planificar un menú con anticipación, así cuando salgas hacer compras sabrás que necesitas llevar a casa y de paso te ahorras algo dinero en compras innecesarias.

3. Cocina correctamente. La forma de cocción es muy importante, no hacerlo de la manera correcta conlleva a que los alimentos pierdan sus propiedades nutritivas. Te dejamos estos tips para una correcta cocción: las hortalizas y verduras debes lavarlas muy bien y cocinarlas al vapor con su piel, carnes a la plancha o al horno, pastas o arroz sin aceite (en este caso puedes sustituirlo por vinagre blanco) y una pizca de sal.

4. ¿Qué sí comer? Hortalizas en cremas, ensaladas, al vapor, hervidas…, frutas sin piel ralladas o cocidas para facilitar la digestión, pollo o pavo sin piel, huevo cocido o pochado, pescado, lácteos o sus derivados bajo en grasa. Podemos incluir pasta o arroz y en una porción moderada, sabemos que el cocolón es delicioso, pero contiene mucha grasa para comerlo en la noche. Si te decides por el arroz, te recomendamos el integral.

5. ¿Qué no comer? Comida rápida o procesada, debido a su alto contenido de grasas saturadas, al poco aporte de proteínas y nutrientes. Los alimentos fritos, apanados o rebozados también deben estar fuera de tu menú nocturno, lo sabemos unas papas fritas o un maduro lampreado son deliciosos, pero recuerda que son de lenta digestión, además de que su aporte calórico y de grasas es alto.

También te recomendamos evitar las harinas y azúcares, por su alto aporte calórico y de carbohidratos y sus escasos o nulos nutrientes.

Aunque de vez en cuando no cae nada mal, pero recuerda, solo de vez en cuando.

¡Te animas! Cuéntanos, ¿qué prepararás hoy de cenar?

Autor: Catherine
Publicado: febrero 10, 2021

Whatsapp