el Blog - Ñaño, ¿sabías que el polvo puede dañar algunos de tus electrodomésticos? - Blog La Ganga

Ñaño, ¿sabías que el polvo puede dañar algunos de tus electrodomésticos?

El Cholito

Quesquemismo ñaño, el polvo es algo que puede llegar a ser muy perjudicial para tu salud y la de tu electrodoméstico, pero antes para entender lo que tengo que decirte debo explicarte lo siguiente:

¿Qué es el polvo doméstico?

El polvo doméstico son todas esas partículas de suciedad que barres en el suelo o ves flotando en el aire, pero está mayormente formadas por muchas cosas como escamas de piel humana y animal, arena, desechos de insectos, migajas y mucha suciedad corriente. Pero lo que más destaca son los ácaros de polvo, son tantos que en media cucharadita de polvo puede haber hasta 1000 ácaros y 2500 de sus deposiciones.

Ahora sí ñaño, ¿cuáles electrodomésticos son los que el polvo puede dañar?
Tengamos presente que el polvo es uno de los factores que más deterioran los objetos y aquí te van unos para que tengas más cuidado:


– Aire acondicionado: Mira ñaño cuando el intercambiador de calor está lleno de polvo eso puede ser una posible causa de avería en un aire acondicionado. Así que a limpiar la unidad externa y nada que solo hoy, ¡no ñaño! Es algo que se hace regularmente.

– Televisor: Es importante que no te olvides de estar soplando con aire comprimido la parte trasera del televisor, eso es primordial porque el polvo puede introducirse dentro de los componentes electrónicos y causar cortocircuitos.

– Refrigeradora: Cosas mostro en la vida es una buena refri para guardar la jama, pero, ¡pilas ñaño! Que si no desempolvas la parte trasera constantemente puede llegar a averiarse y se nos daña la jama.

El electrodoméstico que combate al polvo

Yo no te voy a dar el problema sin ofrecerte la solución asique ñaño, ¡sooopla a La Ganga! y ve por tu aspiradora, ese es el electrodoméstico mostro para combatir el polvo.

Autor: El Cholito
Publicado: agosto 11, 2019
Suscríbete y recibe mis tips y consejos para tu hogar.
¡Apúntate, ñaño!