Cuidados que debes tener con tus electrodomésticos antes y después de un viaje

La Ganga

¿Te ha pasado que cuando viajas, además de disfrutar, en tu mente estás tratando de recordar si cerraste el gas o si dejaste el televisor encendido? Pues bien, para que los asuntos domésticos no te molesten en un viaje de placer, quiero contarte acerca de algunos cuidados que debes tener con tus electrodomésticos antes y después de un viaje.

  Antes


• Evita llevarte sustos cuando regreses. Desconecta todos los electrodomésticos que no necesitan quedar encendidos. Es más, solo la refrigeradora debería quedar conectada. Este es un consejo no solo para cuando salgas de viaje, sino para todo el tiempo que no estás en casa. No solo cuidas tus electrodomésticos sino también el medio ambiente. ¡Evita descargas eléctricas!
• Puedes dejar el microondas con la puerta abierta para que sus olores no queden concentrados dentro.
• Asegúrate de no dejar ropa en la lavadora. Me refiero a ropa recién lavada, ¡este consejo es por el bien de tu ropa!
• El internet puedes desconectarlo.
• Aunque la refrigeradora quedará encendida, lo mejor es no dejar en ella alimentos perecibles. Uno nunca sabe si pueda haber un apagón.

  Después


• Al volver a casa y conectar todos los electrodomésticos, hazlo de uno en uno y a medida que los vayas necesitando.
• Conecta el internet y fíjate que funcione correctamente con todos los dispositivos que tienes en casa.
• Asegúrate que la refrigeradora esté encendida y funcionando. Si encuentras la mantequilla o el hielo derretido debería consultar a tu vecino si hubo algún apagón. Puede que tengas alimentos dañados en tu refrigeradora.

Estos son algunos consejos que pueden servirte en casa. Si te encanta viajar como a mí, de seguro quieres resguardar tus electrodomésticos. De todas formas, recuerda que cuando compras en La Ganga siempre cuentas con una garantía y servicio técnico que puede ayudarte en cualquier momento.

Autor: La Ganga
Publicado: febrero 06, 2019
Suscríbete y recibe mis tips y consejos para tu hogar.
¡Apúntate, ñaño!